La aparente infalibilidad de la globalización choca con la terca desobediencia de la realidad.
Al mismo tiempo que el neoliberalismo lleva adelante su guerra mundial, en todo el planeta
se van formando grupos de inconformes, núcleos de rebeldes. El imperio de las bolsas
financieras enfrenta la rebeldía de las bolsas de resistencia.