En el marco de la visita prevista del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para “dar
banderazo” de salida a su proyecto denominado “Tren Maya,” las y los suscritos, organizaciones no
gubernamentales, colectivos indígenas y populares, comunidades de base, académicos y
académicas, personas en lo particular, a la vez que señalamos lo inoportuno de dicha visita en
medio del momento más crítico de la pandemia de la COVID-19, realizamos este comunicado

El proyecto Parque Eólico Istmeño se está desarrollando bajo la modalidad de
autoabastecimiento y comprende dos obras principales, las cuales son la construcción,
puesta en marcha y operación para la misma sociedad de un parque eólico en dos áreas
diferentes para le generación de energía eólica y una subestación para cada uno de los
polígonos que componen el Parque Eólico Istmeño. Debido a las necesidades de los
socios autoconsumidores, se tendrá que no sólo considerar el área de Santa María y San
Mateo, sino también del Espinal, para poder complementar las necesidades eléctricas

El megaproyecto denominado Tren Maya es uno de los Proyectos y
Programas Prioritarios del ejecutivo guiado por Andrés Manuel López
Obrador (2018-2023). Se prevé la construcción de una línea férrea
de 1525 km a través de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche,
Yucatán y Quintana Roo, y la operación de un tren alimentado a biodisel
para transporte de carga y pasajeros. Según documentos y declaraciones
oficiales, dicha línea potenciará el transporte, principalmente de gasolina
y productos que se consumen en la zona turística llamada Riviera
Maya en el norte de Quintana Roo; detonará el desarrollo turístico
facilitando el acceso a zonas pocos conectadas (como Calakmul) y
potenciando la conexión entre distintos polos de atracción turística de
masa (Cancún, Chichén Itzá) con otros en vía de desarrollo (Palenque,
Bacalar, Valladolid). Asimismo, se planea la edificación de al menos 18
nuevos centros de población (o ampliación de aquellos ya existentes)
con vocación turística

De acuerdo a lo que he podido leer y compartir con otras personas, mantengo algunas preocupaciones que sobre los
impactos que podría provocar el (supuesto, pero no explícito) Plan de Desarrollo de la Región Maya que detonaría el
Tren Maya, si no se cuenta con información o atención a esa información

Desde que se anunció la construcción del Tren Maya cuando el Licenciado Andrés
Manuel López Obrador era presidente electo, han circulado diversos discursos sobre lo
que se prevé de este proyecto. Los múltiples dichos y los actos políticos cada vez más
frecuentes no obligaron a emprender la tarea desde el poder legislativo para generar un
trabajo de campo en los diferentes estados del sureste mexicano por donde se
encontrarán las estaciones de este proyecto.

La inusitada controversia generada en torno al Tren Maya, no termina por supuesto con el aval que recibió en la pasada consulta, sino que apenas comienza. Este ensayo pretende contribuir a la polémica, partiendo de dos premisas.

Relatoría general sobre el debate en torno al Proyecto Tren Maya el cual estuvo
organizado por Rafael Barajas “el Fisgón” bajo el auspicio del Instituto de
Formación Política (INFP) de Morena y contó con la participación de Rogelio
Jiménez Pons, director de FONATUR y responsable del Tren Maya, y Ana Esther
Ceceña, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y
coordinadora del OLAG