Ganaderos, talamontos y narcotraficantes han invadido los territorios zoques de Sta. María y Sn. Miguel Chimalapa para explotar los bienes naturales; provocando así graves conflictos agrarios en la zona, y j la pérdida de alrededor de 50mil hectáreas de cobertura arbórea.