SE DESATA UNA NUEVA Y AGRESIVA CAMPAÑA DE INTERESES PRIVATIZADORES
DE LOS ESTRATÉGICOS BIENES NATURALES COMUNES DE LA SELVA LACANDONA
Y DE LA RESERVA DE BIOSFERA MONTES AZULES, DISFRAZADOS DE
“AMBIENTALISTAS”, VIOLANDO DERECHOS INDÍGENAS Y CRIMINALIZANDO LA
PROTESTA SOCIAL